Nuestros artesanos

Extraordinaria destreza, conocimiento único y algunas de las más antiguas historias sobre el whisky perviven en nuestros artesanos…

Willie MacDonald

MASHMAN (persona encargada de triturar la cebada)

Glenfiddich Mashman

TRABAJAR LA TIERRA

Con un ojo muy atento el hombre mira el tonel con malta. Se trata de una mezcla obtenida de nuestra cebada especial, la cual es cosechada en la tierra y añadida a nuestra agua de manantial Robbie Dhu, a 64 grados centígrados de ebullición. Es una especie de puré de malta que se convierte en azúcar y se disuelve en un líquido fino, dulce y amargo llamado mosto. Dicho mosto se drena, enfría y se traslada a tinajas a las cuales se añade levadura. De este modo comienza la fermentación. El hombre registra la temperatura, el volumen y densidad del azúcar de cada tinaja en una pizarra. Como siempre lo ha hecho.

FERMENTACIÓN Y MACERADO

  1. 1
    La cebada que nuestros Mashmen especialistas han molido se convierte en harina rugosa y se mezcla con agua caliente de manantial Robbie Dhu.
  2. 2
    Esta mezcla espesa, color marrón y que parece puré, conocida como “mash”, se vacía a nuestras barricas gigantes especiales.
  3. 3
    Una especie de aspas giratorias elevan la mezcla anterior estimulando el almidón de cebada para convertirlo en azúcares fermentados.
  4. 4
    El agua de manantial Robbie Dhu absorbe estos azúcares y, después de seis horas, se obtiene un jarabe oscuro llamado “mosto”.
  5. 5
    El mosto se drena y enfría a 17 grados centígrados.
  6. 6
    El mosto frío se inyecta en enormes contenedores (washbacks), hechos a mano por Douglas Fir, para ser fermentados.
  7. 7
    Se añade la levadura. La temperatura se eleva mientras la fermentación se consuma y el azúcar se convierte en alcohol. Es aquí donde se crean nuestras notas perales tan características.
  8. 8
    Mientras la temperatura va disminuyendo después de dos o tres días, se origina una especie de líquido rico y oscuro llamado “wash” de hasta 9% de alcohol por volumen que ya está listo para ser destilado.

George Garrick

ALAMBIQUERO

Glenfiddich Stillman

EL CORAZÓN DE LA DESTILACIÓN

Nuestro líquido, conocido en el mundo del whisky como “wash” se calienta y condensa en alambiques de cobre especiales para ser destilado por primera vez y puesto en alambiques por segunda ocasión. Con extremada precisión y la ayuda de un hidrómetro, nuestro maestro destilador hace un punto de corte perfecto. Gira la llave para dejar salir el líquido en el momento preciso; igual que nuestro fundador hace un siglo. El líquido recién destilado fluye; es la parte más dulce de la destilación. De características puras, afrutadas y frescas tiene un porcentaje de 70% de alcohol por volumen y está listo para ser añejado.

ARTESANOS DEL COBRE

 

Glenfiddich Copper Stills

ESCULTOR DEL COBRE

Decidimos mantener la forma original de nuestros alambiques de cobre de manera idéntica a los que utilizó nuestro fundador. El cobre es un metal suave y maleable que necesita cuidado, tiempo y generaciones para entender cómo trabajarlo. Desde el año 1957 hemos contado con artesanos especialistas que se ocupan de nuestros 28 alambiques de cobre cuya forma y tamaño son únicos. La nuestra es una de las pocas destilerías que, en la actualidad, continúan trabajando de esta manera.

DESTILACIÓN

  1. 1
    Después de la fermentación, el líquido (“wash”) es introducido dentro de los alambiques.
  2. 2
    En este punto éste se calienta lentamente, casi a punto de ebullición, provocando que el alcohol se vaporice y pase por el estrecho cuello del alambique.
  3. 3
    El gas vaporizado es guiado hacia abajo por un condensador de agua fría. Este líquido contiene 21% de alcohol por volumen y es conocido como la cola (low wines).
  4. 4
    La cola o low wines se calienta y condensa de nuevo en nuestros alambiques. Para preservar el carácter de nuestros whiskies, excepcionalmente utilizamos dos alambiques de distintas medidas y unimos sus destilados de manera equitativa.
  5. 5
    En un punto exacto de la destilación se alcanza el punto de ebullición. El corazón de nuestro destilado –puro, ligero y afrutado- es entonces capturado. Esta nueva mezcla se incorpora, por goteo, en la mezcla anterior y ya está listo para ser añejado.
  6. 6
    El destilado que no contenga la pureza necesaria, llamado “feints”, vuelve a destilarse.

Ian McDonald

MAESTRO TONELERO

Glenfiddich Head Cooper

LOS HOMBRES DE LA MADERA

Trabajar con la madera de roble que se encarga de proporcionar a nuestro whisky el 65% de su madurez y sabor es una gran responsabilidad. Nuestro Head Cooper (jefe de toneleros), quien lleva años de servicio, es quien cuida y limpia nuestras barricas con un conocimiento y herramientas que tienen una antigüedad centenaria. El lugar donde elaboramos nuestras barricas, conocido como tonelería, es uno de los pocos que siguen activos. En éste trabaja nuestro líder de toneleros junto con su equipo experto. .

Mike Dawson

BODEGUERO

Glenfiddich Warehouseman

EL VIGILANTE

Revisar si hay fugas en las barricas, tomar muestras para nuestro Malt Master y tener un ojo vigilante en nuestro proceso de maridaje son algunas de las tareas de nuestros toneleros quienes, en caso de surgir cualquier problema, siempre están disponibles. Por cierto: uno de sus deberes más importantes es mantener informado a nuestro Malt Master sobre las preciosas y añejadas maltas.

MADURACIÓN

  1. 1
    Las barricas de roble americano y de madera española tipo Olorosa son seleccionadas a mano por nuestro Head Cooper (líder de toneleros).
  2. 2
    Las barricas se reblandecen por los años de uso. El roble americano alguna vez contuvo bourbon y el europeo, fino jerez.
  3. 3
    Nuestro roble es tostado o quemado para caramelizar sus azúcares de madera y así dejar salir sus deliciosas propiedades en cuanto a sabor se refiere.
  4. 4
    El agua de manantial Robbie Dhu es añadida a nuestra flamante bebida con 63.5% de alcohol y, después, nuestras barricas se llenan con este líquido.
  5. 5
    Las barricas pasan largos años en nuestras oscuras y húmedas bodegas mientas respiran aire de las tierras altas de Escocia; de este modo va madurando la malta mientras adquiere el ambiente de nuestro valle.
  6. 6
    Vigiladas cuidadosamente por nuestros bodegueros, las barricas esperan pacientemente hasta que están listas para el proceso de embotellado.

Brian Kinsman

Malt Master

Glenfiddich Maltmaster

SENTIDOS AGUDOS

Talento innato, instinto y dedicación son la base de las aptitudes del Malt Master ya que éstas le permiten oler, probar y desarrollar whiskies excepcionales. Nuestros Malt Masters del pasado iniciaron el ensamble para nivelar las fluctuaciones de sabor las cuales eran comunes en los whiskies maduros. Una vez que los whiskies han alcanzado su madurez, se combinan en barricas de roble especiales para maridaje. En este proceso, las bebidas de diferentes barricas se ablandan y reúnen una increíble consistencia y armonía hasta que nuestro Malt Master determina que éstas ya pueden ser embotelladas.

MARIDAJE Y EMBOTELLADO

  1. 1
    Una vez obtenida la madurez deseada, el contenido de las barricas seleccionadas se vacían en enormes tinas de roble portugués para su ensamble.
  2. 2
    Ahí descansan, junto con whiskies de su misma edad o más hasta por 9 meses, mientras alcanzan la madurez y van creando una consistencia suave y armoniosa.
  3. 3
    Algunas variaciones (conocidas como expressions, en el mundo del whisky) pasan varios meses en barricas de roble vírgenes o barricas que solían contener otros alcoholes antes del maridaje; ahí es donde reúnen intensos aromas y sabores que son parte de sus características finales.
  4. 4
    El agua de manantial Robbie Dhu es añadida para crear la justa medida de alcohol por volumen para cada variación. Así, el whisky de malta elaborado de manera artesanal100% es embotellado.